Déjame adivino qué te detiene: El miedo. Miedo a que las cosas no salgan, miedo a tomar la
primera decisión, miedo al fracaso, miedo miedo miedo…
Hoy te quiero decir un secreto: ES NORMAL.
Todo se trata de convertir ese miedo en impulso y empezar.

Cuando tu sueño te hable, escúchalo. Sé honesto contigo, transparente, sigue tus
instintos, esos nunca se equivocan, y si se equivocan, haz que valgan la pena. Al menos
podrás decir que tuviste el valor de escucharte.