Repite estas dos palabras cada vez que pienses en tu sueño, porque lo que se necesita para convertirlo en algo real son ganas y confianza en ti mismo. Dicen que donde está tu atención está tu energía, así que avanza con pequeños pasos, cuando menos te lo esperes te darás cuenta que son esos pequeñas decisiones las que lograrán grandes resultados. Puedes hacer absolutamente lo que tu quieras,  tómate un segundo y repite esto en voz alta… “Quiero y puedo.”

¿Qué te detiene? Exacto, ahora empieza.